Lo que todo guatemalteco debería saber de su economía en 2020

El mes de julio está por terminar y Guatemala lleva poco más de medio año en una crisis económica sin precedentes. En casa, las noticias nos llegan de voz de familiares y amigos sobre los negocios cerrados, los empleos perdidos, y los nuevos billetes de a 100 que, casi paradójicamente, circulan con más frecuencia. El guatemalteco de a pie no necesita de los expertos en macroeconomía para saber mejor que ellos que la economía no funciona.

No obstante, el Banco de Guatemala recién ha publicado las cifras preliminares del PIB del primer trimestre de 2020 y es justo el momento para repasar los indicadores. Como dijera Thomas Jefferson:

“siempre que las personas estén bien informadas, se les puede confiar su propio gobierno; que cada vez que las cosas se ponen tan mal como para atraer su atención, se puede confiar en ellas para ponerlas en orden”.

La economía guatemalteca se desmorona e informarse es el primer paso. Este artículo resume lo que todo guatemalteco debe saber sobre su economía en las áreas de actividad económica, empleo y fiscalidad.

Desplome de la actividad económica

La tasa de crecimiento del PIB del primer trimestre de 2020 (0.7%) cayó poco más de 3 puntos porcentuales con respecto al mismo periodo del año anterior (3.9%), un desplome mayúsculo que empeorará todavía más en el segundo trimestre.

Por su parte, con datos más actualizados, podemos apreciar que la crisis económica de 2020 se refleja en el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) de forma cada vez más severa. Desde marzo hay un desplome sin precedentes.

Estos datos son alarmantes, considerando que las medidas de restricción más fuertes fueron implementadas la segunda semana de marzo. Es altamente probable que los siguientes trimestres reporten caídas más fuertes en todos los indicadores de actividad económica.

Contracción y crecimiento en diferentes sectores

Durante el primer trimestre de 2020, los sectores con las mayores contracciones, según las cifras preliminares de PIB, fueron el de la construcción (-6.4%), la enseñanza (-5.7%), los hoteles y restaurantes (-5.1%), y transporte y almacenamiento (-2.9%).

Según el informe técnico de Banguat sobre la estimación del PIB publicado en julio de 2020, “este resultado se encuentra influenciado por las medidas implementadas por el gobierno central (…), las que impactaron en forma significativa algunas actividades económicas, principalmente, las prestadoras de servicios, así como diversas industrias, debido a que las empresas cesaron operaciones o bien operaron por debajo de su nivel de capacidad instalada”. En el análisis por el enfoque del gasto, el mismo informe sugiere que “lo anterior se reflejó en el menor dinamismo registrado en el gasto de consumo final de los hogares, así como en la disminución de la inversión por construcción, en las exportaciones e importaciones, particularmente las de servicios”.

Por otro lado, destaca entre los sectores con mayor crecimiento el de las actividades financieras y de seguros. Colegas en UFM Market Trends se han dado a la tarea de analizar el impacto del COVID en los bancos de Guatemala, notando una huida hacia la liquidez y seguridad, y destacando una enorme liquidación de inversiones en dólares en poco tiempo.

Resiliencia de la agricultura en un país exportador

Un proxy alternativo para medir el impacto más reciente de la crisis en los diferentes sectores de la economía es la recaudación de impuestos reportada mes a mes por la SAT.

Observamos que los 3 sectores con mayor crecimiento en la recaudación, hasta el mes de mayo, coinciden parcialmente con los sectores que reportaron mayor crecimiento de PIB durante el primer trimestre de 2020. En efecto, la principal diferencia es que la intermediación financiera y la admin. pública bajan de posición para dar lugar a la agricultura.

La resiliencia de la agricultura no es una coincidencia. Guatemala es un país con un sector exportador eminentemente agrícola y esto ha impactado positivamente en la crisis actual. Los habitantes de países ricos siguen comprando la producción de Guatemala, mientras que el impacto de la crisis en el vulnerable poder de compra de la débil economía guatemalteca se refleja en la bajada de las importaciones (principalmente por menor precio del petróleo y sus derivados).

Al 9 de julio de 2020, la variación interanual de importaciones acumuladas es de -8.4%. A la misma fecha, la variación interanual de exportaciones acumuladas es de +4.7%.

Caídas en la recaudación de empleados e inscripción de nuevas empresas

La recaudación de empleados en relación de dependencia es un indicador alternativo donde puede reflejarse parte de la magnitud potencial del desempleo de los últimos meses (o las bajadas en los salarios). En términos absolutos, la recaudación en abril y marzo de este sector fue aproximadamente la mitad de enero y febrero.

Por su parte, la crisis económica (y/o sanitaria[1]) parece haber tenido un fuerte impacto en la inscripción mensual de empresas. El mes de abril fue el más afectado, registrando alrededor de la tercera parte (985 empresas) de lo reportado el mismo mes del año anterior (3184 empresas).

Hacia un déficit fiscal sin precedentes

Los datos más recientes de gastos totales del gobierno hasta los meses de marzo y abril reflejan el potencial impacto de la contracción económica en las finanzas públicas en 2020.

A pesar de que la tasa de variación fluctúa considerablemente, es preciso notar que la caída en el crecimiento interanual de los ingresos totales del gobierno entre marzo y abril de 2020 es la más pronunciada de los últimos 10 años.

En gran medida, tal impacto puede atribuirse a las medidas de restricción económica establecidas entre el 10 y 20 de marzo por el Gobierno de Guatemala. Estas medidas han significado un parón productivo para múltiples industrias y sectores económicos. Entre otras, estas medidas han incluido el “toque de queda” y el cierre de fronteras departamentales[2] y nacionales.

Tal caída en los ingresos totales de los meses de marzo y abril produjo uno de los mayores déficits de la última década para esta época.

En la gráfica anterior, no debe subestimarse el déficit de marzo y abril en 2020 en base a que los meses de marzo y abril reportaron un déficit de un porcentaje similar en 2019. El informe de desempeño de la Política Fiscal 2019 del Ministerio de Finanzas Públicas (MinFin) explica que la ejecución de gasto en abril de 2019 percibió una aceleración significante (que cesó posteriormente) “como resultado del ajuste salarial de los ministerios de educación y salud y por el repunte importante en la ejecución de la inversión pública”. Cabe destacar que el mismo informe de MinFin nota que el rubro de remuneraciones fue el que tuvo el mayor aumento en 2019, significando un aumento de Q 2,740.7 millones o un 11.8% más que 2018, muy por encima del crecimiento nominal de la economía y de la inflación.

Por tanto, parece ser que los meses de marzo y abril reflejaron el impacto de la crisis económica en los ingresos del gobierno y en el déficit. Es altamente probable que los meses siguientes manifiesten la dureza de la problemática económica en las cuentas públicas de forma más estridente.

De ser así, asumiendo un ingreso fiscal total de aproximadamente Q57,100 millones y un déficit de Q45,483 millones (véase informe Guatemala S1 2020 de UFM Market Trends), no sería sorprendente que el déficit de Guatemala en 2020 acabara cerca del 80% por encima del ingreso del gobierno, una magnitud nunca vista en las finanzas públicas del país.

Una deuda oficial pública cada vez más difícil de pagar

En términos sobre ingreso fiscal, Guatemala ya era un país excesivamente endeudado bajo estándares internacionales previo a la crisis. El 2019 reportó un 237% de deuda pública sobre ingreso fiscal.

Un reporte de MinFin estimaba antes de la crisis que la deuda pública llegaría, a finales de 2020, a ser de Q174,850.2 millones[3]. Tomando en cuenta la emisión reciente de bonos del tesoro y la monetización directa de esos bonos por parte del Banguat, es altamente probable que Guatemala cierre el 2020 reportando una deuda oficial pública de Q202,899.3 millones.

Una deuda de esa magnitud acontecería por aproximadamente el 355% del ingreso fiscal estimado. Estas cifras de deuda pública oficial significarían el equivalente al 34.8% del PIB nominal de 2019[4].

Conclusión

Si bien las cifras preliminares de PIB del primer trimestre de 2020 reportan que la economía todavía crece, el IMAE nos muestra, con datos más actualizados, una enorme contracción, sin parangón en la historia reciente de Guatemala. En ambos casos, las drásticas pendientes negativas son potencialmente señal de que la actividad económica continuará cayendo con fuerza.

Muchos países decidieron endeudarse para hacer frente a la pandemia COVID-19. La expansión fiscal de Guatemala puede no estar entre las mayores en términos absolutos (es un país pobre), pero está al lado de muchos países desarrollados en términos relativos (sobre ingreso fiscal).

Guatemala enfrenta una severa crisis económica, y las tendencias en los distintos indicadores, particularmente después de marzo, indican que la imposición de medidas de restricción económica ha tenido un impacto igual o mayor que la crisis global. El Gobierno puede no dirigir la economía, pero es un jugador fundamental en establecer las condiciones para que la misma pueda prosperar.

Ya mejor informados, es el momento de establecer un plan integral de reactivación económica para poner la semilla del crecimiento económico y recuperar todo el terreno perdido en esta crisis.

Secciones de este artículo son un breve extracto del informe de Guatemala S1 2020 de UFM Market Trends.

Aviso legal: el análisis contenido en este artículo es obra exclusiva de su autor, las aseveraciones realizadas no son necesariamente compartidas ni son la postura oficial de la Universidad Francisco Marroquín.

[1] Existe la posibilidad que los procesos burocráticos en las dependencias del Estado se hayan ralentizado a causa del COVID, directa o indirectamente.

[2] El cierre de fronteras departamentales fue eliminado en la segunda semana de julio de 2020.

[3] El año 2019 finalizó con una deuda pública de Q157,416.3 millones

[4] Las cifras calculadas de deuda pública oficial no incluyen los montos que el Estado adeuda al IGSS y Banguat.

Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

RECIBIRÁS NUESTROS CORREOS SEMANALES

José Alvarez

José Alvarez

José estudia Ciencias de la Computación en Minerva Schools at Keck Graduate Institute (San Francisco, CA) con una concentración en Ciencias de los Datos. Anteriormente, ha ganado el primer lugar en el Facebook Data Challenge 2019 (Menlo Park, CA), y sido parte de la Universidad ElCato con el Cato Institute y la Universidad Francisco Marroquín (Ciudad de Guatemala). También busca un minor en Gobierno, Política, y Sociedad en Minerva.

Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

1 Comentario

  1. MJGARCIA.GT@GMAIL.COM el 3 agosto, 2020 a las 11:24 am

    Gracias por compartir, interesante artículo.

Deja un comentario





logo H UFM
instituto-juan-de-mariana-400

Edificio Académico E-505
Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10
Guatemala, Guatemala 01010
Teléfono: (+502) 2338-7723/24
mtrends@ufm.edu

Este proyecto ha sido posible gracias a una donación de John Templeton Foundation | © 2015 - 2017 Universidad Francisco Marroquín | webmaster@ufm.edu | (cc) BY-NC-ND