Sentimientos encontrados sobre la economía china

Art.57 SentimientosEncontrados

 

 

El alza en la bolsa china a inicios de abril dio señales de que la segunda economía más grande del mundo no se encuentra en las terribles condiciones que muchos creían.  La recuperación de las exportaciones en marzo, que rompe con la racha de nueve meses sin mostrar crecimiento, parece haber convencido a muchos de que China no está atravesando un “hard landing”.  Además, la esperada deflación no se ha dado. El Banco Popular Chino ha dejado de fundir reservas para defender su moneda, y en consecuencia, el yuan se ha fortalecido frente al dólar en lo que va del año, lo que ha tendido como resultado que las fugas de capital se han desacelerado.  Todo pinta bastante bien, todo pare ser buenas noticias: el aumento de casi un 11% en las exportaciones durante marzo, la recuperación de la bolsa china frente a las caídas de Nikkei en Japon y Senesex en India, y la renovada fe de los inversionistas alimentada por la mejora que el FMI hizo para la proyección de crecimiento de China.

Pero en la medida que se disipan las dudas respecto al desempeño que tendrá la economía China en el corto plazo a la distancia solo se ve una densa neblina.  Es necesario recordar que en China las cifras de crecimiento económico son la piedra angular sobre la cual se sostiene la legitimidad del régimen completo, y por lo tanto, el régimen incurre en tremendos costos económicos para sostener un orden político.

 

A.57 SentimientosEncontradosFuente: Datos obtenidos de Bloomberg.

 

Lo cierto es que la deuda china en relación al PIB ha venido incrementando desde hace ya bastante tiempo. El constante aumento del apalancamiento chino desde 2008, para sostener las altas expectativas respecto de las tasas de crecimiento hasta el 2015, ha puesto mucha presión en la capacidad de China de seguir endeudándose. Esto nos hace pensar que China enfrentará grandes retos para cumplir con los objetivos de crecimiento de entre el 6.5 y 7 para los próximos 5 años.  Estos niveles tan altos de apalancamiento sostenidos por tanto tiempo han ido degradando la liquidez del sistema haciendo cada vez más vulnerable a un shock económico y financiero.

Ahora bien, el apalancamiento tiene sentido únicamente cuando los activos que se adquieren son más rentables que el costo de los fondos prestados; es decir, si en China la inversión de la deuda fuera distribuida eficientemente no debería haber ningún problema. Y aparentemente las tasas de crecimiento de 6.9 parecieran indicar esto mismo.  Pero, cuando se trata de crecimiento en una economía de planificación centralizada, se hace necesario contraponer dos tipos de crecimiento: el cuantitativo versus el cualitativo. 

Nos atrevemos a decir que casi sin importar en qué sector se asignen los fondos prestados estos se verán reflejados como un crecimiento del PIB. Este crecimiento nominal no significa necesariamente crecimiento real; es decir, no implica que los fondos hayan sido asignados eficientemente en sectores rentables.   Aunque las autoridades han anunciado recorte de crédito a empresas o industrias no rentables que operan con pérdida, preocupa que los mecanismos de asignación inunden de fondos prestados los sectores no rentables de la economía nuevamente.  Si los retornos de las empresas caen más rápido que la tasa de interés nominal, China se verá en serios aprietos.  Podríamos casi asegurar que la cantidad de empresas listadas en la bolsa China que caerán en default aumentará en los próximos meses. Ahora bien, hay dos cosas importantes que no sabemos: 1. ¿estas empresas están cayendo en default como parte del plan anunciado por el gobierno o como síntoma de una profunda erosión de la capacidad de las firmas para cumplir sus obligaciones?; 2. ¿Cómo reaccionará la bolsa?

Hoy en día, nadie habla ya de un sorpasso de China a Estados Unidos, tema que tan de moda estaba hace algunos años. Hoy, la principal preocupación es que China pueda maniobrar de manera efectiva para evitar una trampa del ingreso medio al estilo japonés.  Podríamos concluir que el fortalecimiento de los sectores construcción y exportaciones en el corto plazo se hace a costa de un incremento aumentando el riesgo de un verdadero hard landing en el largo plazo.

Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

RECIBIRÁS NUESTROS CORREOS SEMANALES

Ricardo Rivera

Ricardo Rivera

Ricardo estudió derecho en la Universidad Francisco Marroquín. Es profesor auxiliar del Centro Henry Hazlitt (UFM) en cursos de introducción a la economía y filosofía de Hayek. Además, es profesor auxiliar de la Facultad de Ciencias Económicas (UFM), en cursos de creación de escenarios de futuro, ética, argumentación y debate.

También, es profesor auxiliar de la Escuela de posgrados de la Universidad de San Carlos (USAC) en maestría de propiedad intelectual y en el curso de análisis económico del derecho. Es socio y gerente general de ALISA, el cual es un estudio jurídico especializado en derecho corporativo


Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

Deja un comentario





logo-footer-400
instituto-juan-de-mariana-400

Edificio Académico E-505
Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10
Guatemala, Guatemala 01010
Teléfono: (+502) 2338-7723/24
mtrends@ufm.edu

Este proyecto ha sido posible gracias a una donación de John Templeton Foundation | © 2015 - 2017 Universidad Francisco Marroquín | webmaster@ufm.edu | (cc) BY-NC-ND