El reporte de Moody’s para Guatemala

deryyn

En junio la agencia calificadora de riesgo Moody’s publicó uno de sus habituales reportes en el cual se confirmó la calificación de riesgo para la deuda soberana de Guatemala como Ba1 con una perspectiva estable.

En dicho reporte la agencia destacó que la calificación de Guatemala se mantenía en Ba1. Dos factores explicaban la decisión de dicha agencia: en primer lugar, un récord de prudencia en el manejo fiscal y la resiliencia de la economía a shocks internos y externos; y segundo, limitaciones debido a las débiles instituciones y el bajo nivel de riqueza del país.

Las buenas noticias: la estabilidad macroeconómica paga

El reporte trae noticias buenas aunque no tan novedosas. Desde la década de los noventa Guatemala hizo reformas importantes que han traído una estabilidad macroeconómica importante. La prohibición constitucional al Banco de Guatemala de financiar en el mercado primario al gobierno, la liberación de los tipos de interés y la ley de libre negociación de divisas fueron esfuerzos notables que han dado sus frutos.

Por otra parte, un banco central “conservador” y una serie de gobiernos que no han abusado en exceso de la deuda pública han forjado esa relativa estabilidad macroeconómica que hoy reporta la agencia Moody’s. Si bien Guatemala tiene aspectos a mejorar, es verdad que los niveles de deuda pública no sobrepasan el 24% del PIB y el déficit fiscal no ha superado el 3.3% sobre el PIB en los últimos quince años.

Esta relativa prudencia ha dotado de la resiliencia que destaca el reporte, ya que la economía guatemalteca pasó con relativo éxito la crisis financiera en 2008/9. Sin duda los niveles de deuda pública no son tan positivos cuando la comparación se hace frente a ingresos fiscales. En ese sentido, la deuda pública es casi dos veces y media los ingresos fiscales anuales. Un aspecto a tener en cuenta.

Las malas noticias: la inestabilidad política, instituciones débiles y bajos niveles de riqueza 

Sin duda la nota negativa del reporte está claramente asociada a las preocupaciones que éste refleja respecto de la inestabilidad política. El informe destaca que Guatemala sale muy mal evaluada en los Indicadores globales de buen gobierno que publica el Banco Mundial, por lo que “las debilidades clave están en las áreas de estado de derecho y la efectividad en el desempeño del gobierno”, de acuerdo al reporte.  En la tabla 1 vemos la calificación que el Banco Mundial da a Guatemala en los seis indicadores antes aludidos. La calificación es de 0 a 100 siendo 0 el peor desempeño y 100 el mejor.

Indicadores globales de buen gobierno

screen-shot-2018-07-23-at-11-45-23-pm

Fuente: Indicadores Globales de Buen Gobierno, Banco Mundial, recuperado de: http://info.worldbank.org/governance/WGI/#reports

El informe de pone en relieve dos factores: uno coyuntural y otro estructural. El coyuntural se relaciona, por una parte, a las denuncias por financiamiento electoral ilícito que pesan sobre el presidente Morales; y, por otra parte, a la percepción que se tiene desde fuera de la ineficiente gestión del gobierno actual.

Por otra parte, encontramos el factor estructural: la debilidad institucional y los bajos niveles de riqueza. La situación coyuntural de Guatemala es un subproducto la debilidad institucional y la ausencia de un Estado de derecho. Las instituciones, por definición reducen la incertidumbre y, ante tal debilidad institucional, el rumbo del país se torna muy riesgoso para los jugadores en el mercado.

Los niveles de inversión bruta sobre PIB han caído al 12% desde el año 2009 cuando en los cinco años previos al 2009 la inversión bruta rozó el 20% del PIB. El informe destaca que esta cifra de Guatemala únicamente supera a la de Angola, Venezuela, Grecia y Cuba. Sin duda una verdad cruda para los guatemaltecos.

deryn

Fuente: Banco Mundial

El reporte de Moody’s confirma que buena parte de la desaceleración económica se relaciona con la deficiente gestión del gobierno que se traduce en malos servicios públicos tales como infraestructura. También confirma que la crisis política genera una incertidumbre adicional. Pero cuidado, el informe sugiere que no debemos perdernos en la coyuntura. La debilidad institucional a la que hace referencia el reporte es un problema estructural cuyo resultado es la crisis coyuntural que tanto se comenta hoy en nuestro país.

Parece que la salida a nuestro deficiente desempeño económico pasa en buena parte por una reforma política que fortalezca las instituciones y el Estado de derecho y nos garantice un porvenir con crecimiento económico sostenible en el tiempo.

Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

RECIBIRÁS NUESTROS CORREOS SEMANALES

Edgar Ortiz

Edgar Ortiz

Edgar Ortiz es licenciado en derecho por la Universidad Francisco Marroquín. Es máster en economía de la escuela austríaca por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Es director ejecutivo del Centro de Estudios Económico-­Sociales (CEES). Es profesor de economía en la Universidad Francisco Marroquín, además es analista en temas de coyuntura en Canal Antigua. Ejerce como abogado asociado en Estudio Jurídico Rivera.

Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

Deja un comentario





logo-footer-400
instituto-juan-de-mariana-400

Edificio Académico E-505
Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10
Guatemala, Guatemala 01010
Teléfono: (+502) 2338-7723/24
mtrends@ufm.edu

Este proyecto ha sido posible gracias a una donación de John Templeton Foundation | © 2015 - 2017 Universidad Francisco Marroquín | webmaster@ufm.edu | (cc) BY-NC-ND