fbpx

¿Por qué las pruebas de Covid cuestan 6 veces más en Guatemala que en Portugal?

En este artículo vamos a ver por qué el precio de las pruebas rápidas para detectar COVID difieren tanto entre países. ¿Por qué en España son más caras que en Portugal?, ¿por qué en Guatemala son mucho más caras que en España o Portugal? Veamos.

Diferentes precios para la misma prueba rápida de detección de COVID

Empecemos viendo el precio que existe en los tres países.

En Portugal se puede conseguir una prueba rápida de antígenos por poco más de 2 euros, en concreto 2.1 euros. En España el precio ronda los 7 euros, más del triple que en país vecino. En Guatemala el precio de una prueba varía mucho porque se deben encontrar en el mercado negro, las pruebas están entorno a los Q100 a Q140, unos (11.5 a 16 euros), el doble que en España y 6 o 7 veces el precio de Portugal.

La pregunta del millón es entonces, ¿por qué exactamente el mismo producto puede tener unas variaciones de precios tan brutales entre países?

¿Por qué los precios son diferentes entre países?

La causa de los enormes diferenciales de precios en la venta de los test de antígenos la encontramos en la organización del mercado. Y la organización de cada mercado depende de las restricciones que impone cada país a la venta de estos test de detección de Covid.

En Portugal, la venta de los test es libre, por lo que se venden incluso en supermercados. En España la venta está restringida a las farmacias, hay que recordar que además en España abrir una farmacia requiere de un permiso especial y se limita muchísimo el número de las mismas sin una razón de peso (más allá del privilegio que comporta para las propias farmacias). Por último, en Guatemala la venta de test de antígenos está muy restringida, sólo se vende a los laboratorios que hacen test a precio de oro a la población. Como todo mercado con graves restricciones para conseguir un producto, termina existiendo un mercado negro con un diferencial de precio enorme (por caída oferta y costes necesarios para evadir la Ley).

Como vemos, podemos ordenar la estructura de cada uno de los mercados en función de las restricciones de existen para la venta de los test de antígenos. Portugal, que es donde prevalecen los precios más bajos es el mercado donde no hay restricciones a la oferta de test. España, donde existen graves restricciones a la venta de test de antígenos y donde sólo pueden venderlos unos pocos oferentes bien conectados políticamente, ven como sus precios multiplican por 3 los precios de Portugal. Por último, Guatemala, donde la restricción a la venta de test de antígenos es total, muestra un precio que multiplica por 6 o 7 el precio de Portugal.

Podrían existir otros motivos para que hubiera cierta divergencia entre el precio de un mismo producto entre países, como nivel de impuestos o diferente tamaño del mercado que podría hacer menos rentable invertir en producir o transportar el bien al lugar de destino, pero ninguno de estos motivos parece que aplique aquí, o al menos no con la suficiente fuerza como para explicar diferencias de precios tan exageradas.

No existe una razón de peso para que se restringa este mercado, más allá, por supuesto, que la de satisfacer a los grupos de presión cercanos al poder, las malas lenguas hablarán de corrupción. El coste de la política a veces es explícito en forma de impuestos y a veces se encuentra escondido en forma de mercados restringidos con enormes sobreprecios que castigan al grueso de la población para favorecer a unos pocos empresarios sin muchos escrúpulos que se enriquecen a costa de hacer tratos con los políticos, siempre a espaldas (y en contra) de la ciudadanía.

Conclusión

Si usted quiere precios bajos y bienes accesibles exija mercados lo más libres posible a sus políticos. No se queje de los precios altos, porque los políticos aprovecharán la ocasión para imponer controles de precios que sólo sirven para incrementar su poder. Además, los controles de precios no solo no sirven para evitar subidas de precios, sino que precisamente tienden a provocar mercados negros que generan todavía más incrementos de precios.

Si quiere test de antígenos baratos, exija la liberación del mercado, no controles de precios.

Aviso legal: el análisis contenido en este artículo es obra exclusiva de su autor, las aseveraciones realizadas no son necesariamente compartidas ni son la postura oficial de la Universidad Francisco Marroquín.

--

Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

RECIBIRÁS NUESTROS CORREOS SEMANALES

Daniel Fernández

Daniel Fernández

Daniel Fernández es el fundador de UFM Market Trends y profesor de economía en la Universidad Francisco Marroquín. Tiene un doctorado en economía aplicada en la Universidad Rey Juan Carlos en Madrid y también era un fellow en el Mises Institute. Tiene un máster en Economía de la Escuela Austriaca por la Universidad Rey Juan Carlos y un máster en Economía Aplicada por la Universidad de Alcalá en Madrid.

Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

Deja un comentario





No pierdas nada de UFM Market Trends

Recibe nuestros artículos e informes más recientes por correo.

No, gracias. Por el momento prefiero no recibir nada. »

logo H UFM
instituto-juan-de-mariana-400

Edificio Académico E-505
Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10
Guatemala, Guatemala 01010
Teléfono: (+502) 2338-7723/24
mtrends@ufm.edu

Este proyecto ha sido posible gracias a una donación de John Templeton Foundation | © 2015 - 2017 Universidad Francisco Marroquín | webmaster@ufm.edu | (cc) BY-NC-ND