En defensa de las remesas

remesitas

En los últimos años se ha dicho mucho sobre las remesas familiares que se envían a Guatemala. Desde políticos oportunistas que ven en las remesas una fuente estable de ingresos para establecer un impuesto, pasando por exportadores que ven en las remesas la culpa de todos sus males (al provocar una revaluación relativa del quetzal frente al dólar americano) hasta llegan a un sin fin de organismos internacionales que dan consejos sobre que hacer a las personas que reciben remesas en el país.

Para iniciar y clarificar este tema es importante decir que se considera una remesa familiar típica aquel monto de dinero que envía un emigrado de Guatemala a Estados Unidos (o de cualquier otra parte del mundo, aunque mayoritariamente el origen es EEUU.) con propósitos particulares. Es decir, son flujos de dinero privado. En su mayoría los ingresos por remesas del país son para ayudar a la mantención de hijos, esposas y padres mayores.

Es de capital importancia no olvidar que son flujos de dinero privado y que nadie tiene derecho a criticar a un padre que trabaja (lejos o cerca de su familia) y desea comprarles televisores o videojuegos a sus hijos. Es típica una función de consumo de los receptores de remesas que primero inviertan en alimentación, luego en ropa y calzado, luego electrodomésticos, construcción o mejora de vivienda y educación de sus hijos. Muy pocos niños irán a la escuela si no tienen acceso a alimentos.

En los últimos tiempos, probablemente por una búsqueda o retención de rentas, se ha criticado en demasía a las remesas familiares. No únicamente en lo referente al tipo de cambio, sino también otros políticos y asociaciones internacionales atacan a los receptores de remesas tildándolos de personas sin incentivos para trabajar y critican sus patrones de ahorro – consumo. Según esta constelación de políticos y organismos internacionales estas personas sólo consumen y no invierten.

Sin olvidar que son flujos de dinero privado y qué nadie tiene derecho a decirle a otro ser humano como vivir su vida, este artículo defenderá que no existe ningún daño económico en la recepción de las remesas. Las fronteras son arbitrarias y las personas y estructuras productivas (capital y mano de obra) se distribuyen a lo largo del globo terráqueo a pesar de las prohibiciones al comercio, a la movilidad de capital y a la movilidad de personas. Probablemente la ley de precio único aplica mejor al tema de capital y movilidad de personas que al movimiento de mercancías.

  Tabla 1

remesas

Fuente: elaboración propia con información de Organización Internacional para la Migraciones OIM, Banco de Guatemala, y proyección lineal propia. Los datos sombreados son proyecciones

En la Tabla 1 se puede observar el crecimiento de la población guatemalteca estimado en base a encuestas e investigaciones de la OIM hasta 2010. Si hacemos una proyección obtendríamos que el número de guatemaltecos en Estados Unidos en 2017 sobrepasaría los dos millones de personas. El monto total de dólares recibidos en concepto de remesas ha venido incrementando desde 2002. El monto promedio anual y el monto promedio por remesa (suponiendo siete envíos por año) apenas recuperaron en 2013 los montos de la época pre-crisis en Estados Unidos.

¿Es cierto que las remesas están creciendo mucho más que en cualquier momento de la historia reciente?

Al igual que se realizara con el crecimiento económico, se analizará la problemática actual de acuerdo a un cuadro de control tipo Shewhart . Actualmente el Banco de Guatemala ha hecho una emisión extraordinaria de certificados de depósitos en dólares aduciendo que hay un exceso de oferta de dólares en Guatemala acreditando la responsabilidad a las remesas familiares. Por fines supongo puramente políticos, el Banco de Guatemala no habla del cambio de condiciones de reservas al otorgamiento de créditos a no generadores de divisas o de los controles de la IVE a la recepción de moneda extranjera en los bancos ni del dinero en efectivo en dólares que pareciera existir en el medio guatemalteco. Todos esos factores incentivan y llevan al fortalecimiento del tipo de cambio. Además, existen otros factores relacionados con el precio del petróleo. Las reglas de interpretación de los cuadros de Shewhart se encuentran aquí.

La serie de tiempo de remesas se ha dividido en grupos de 8 años, tal cual lo publica el banco central de Guatemala. La gráfica 1 muestra las tasas de crecimiento de las remesas desde 1995 hasta 2001, la gráfica 2 muestra desde 2002 hasta 2009 y el gráfico 3 muestra desde 2010 hasta 2017. Se ha realizado un análisis de estacionaridad de la serie de la tasa de crecimiento de las remesas siendo el resultado el descarte de raíz unitaria, por lo que se presume estacionaria la serie. Independientemente de esto, el análisis parece indicar que, a excepción del periodo 2002-2009, la tasa de crecimiento de las remesas no ha sido muy estables. Además, tasas de crecimiento del 30% interanual no han sido inusuales en la historia reciente de Guatemala.

Gráfica 1

gf1

La Gráfica 2 nos permite ver que en el periodo 2002-2003 hubo tasas de crecimiento de remesas contabilizadas superiores al 300%. ¿Qué paso en este periodo? ¿Se incrementó dramáticamente la tasa de guatemaltecos viviendo en Estados Unidos? En dicha época hubo un cambio masivo de modelos de negocios en el mercado de las remesas. Antes de 2003 el modelo de negocio de pago de remesas hacia Guatemala era lo que se denomina money order, en 2003-2004 hubo una revolución en el mercado de remesas pasando a un sistema denominado remesa electrónica. El banco central no podía contabilizar las remesas que venían por correo certificado, couriers, transportistas, personas que viajaban, personas que se dedicaban a viajar únicamente para transportar money orders que luego cambiaban en efectivo a un precio muy por debajo del mercado. Las ganancias de exchange rate eran espectaculares para cambistas y couriers. Esto llamo la atención de los bancos del sistema, que abrieron sucursales en Los Ángeles, New York y Florida para capturar dicho negocio. Al principio fue difícil, los migrantes no se fiaban del sistema de remesa electrónica, pero la baja en el precio (comisión) el relativo mejor tipo de cambio y la velocidad insuperable de la remesa electrónica acabó el negocio del money order. En ese momento se contabilizo un crecimiento increíble en las remesas porque por primera vez el banco central podía tener registro representativo del ingreso de remesas porque los bancos del sistema podían reportarlo.

Gráfica 2

gf2

Desde 2003 muchas cosas han sucedido. El negocio ha cambiado debido a cambios regulatorios muy fuertes como la implementación paulatina pero segura de todos los elementos de la U.S. Patriot Act al negocio de Money Transmitters, el endurecimiento de la forma de supervisión del compliance con OFAC (Office of Foreign Assets Control) y la entrada de miles de competidores con diferentes tecnologías.

Los bancos americanos, contando con cadenas de transmisión de dinero transnacionales sacaron a los bancos nacionales del negocio de la captación de remesas (con la inestimable ayuda de la creciente regulación), quedando los bancos guatemaltecos relegados únicamente a la distribución de las remesas.

La distribución de remesas en Guatemala se maneja mayoritariamente a través de los bancos nacionales, pero, ¿es el sistema bancario la única forma de distribuir remesas? Han aparecido mecanismos novedosos como el dinero móvil (en teléfonos móviles) en tarjetas pre pago, que han incursionado en el mercado de distribución de remesas paulatinamente. Es importante reconocer que los antiguos mecanismos de transmisión de dinero (o de remesas) no necesariamente han desaparecido.

Hoy en día se habla mucho de las tasas de crecimiento de remesas (hasta 30% en meses recientes, ver gráfica 3). ¿Qué sucede? La hipótesis manejada actualmente por las autoridades es un efecto de expectativas ante la posibilidad de una deportación masiva por parte del nuevo gobierno de Estados Unidos. Es una interpretación plausible, pero, ¿será la única interpretación? El trabajo en Estados Unidos ha aumentado en los últimos años, es decir se ha reducido la tasa de desempleo, y muchos de los remitentes de remesas ahora vuelven a tener un mejor trabajo que antes de la crisis de 2008. ¿Podría ser qué exista un crecimiento inusual en emigrantes de Guatemala a Estados Unidos? La OIM publicó en el 2012 el último estudio formal del crecimiento de migrantes en Guatemala. El banco central de Guatemala cita dicho estudio como el último estudio formal de la OIM sobre la migración guatemalteca. La situación en Guatemala no ha ido mucho mejor, la tasa de natalidad y el nivel de pobreza no parecen reducirse, la inversión extranjera no crece. ¿Es posible qué el banco central esté tan sólo reconociendo algunas remesas que se enviaban por otros medios (y no se podían contabilizar)? ¿Es posible que existan otros mecanismos masivos de envío de dinero a Guatemala de los cuales no se tienen cuentas nacionales?

Gráfica 3

gf3

Fuente: elaboración propia con datos del banco central.

Probablemente el efecto del aumento en los últimos dos años de remesas se debe a una mezcla de todas estas hipótesis y algunas otras que desconocemos.

¿Por qué seguir atacando las remesas? Los exportadores en Guatemala lo están pasando mal. En general el sector productivo lo está pasando mal. Los motivos son el cambio institucional en la Superintendencia de Administración Tributaria, la sentencia del caso Oxec (que trastoca el derecho a la propiedad privada), incrementos sin sentido del salario mínimo, extorsiones e infraestructura defectuosa. El problema en Guatemala es de otro tipo. No es el tipo de cambio.

Gráfica 4

grafica-4

Fuente: elaboración propia con datos del banco central.


Anexos y referencias

perfil-migratorio

cuadro-2

 

ultima

 

Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

RECIBIRÁS NUESTROS CORREOS SEMANALES

Clynton López Flores

Clynton López Flores

Profesor de la Universidad Francisco Marroquín desde 2002 en las áreas de economía y filosofía. Licenciado en Economía con especialización en Finanzas por la Universidad Francisco Marroquín, Master en Economía por la Universidad Francisco Marroquín, ambas Magna Cum Laude. Cursó los programas ejecutivos en Boston University sobre Managerial Economics & Corporate Finance, la Maestría en Filosofía en la Universidad Rafael Landívar (especialidad fenomenología), y el Post Grado en INCAE de Alta Gerencia. En el ámbito profesional cuenta con más de 10 años de experiencia gerencial en banca y empresas financieras tanto en Guatemala, como en California y Puerto Rico.


Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

Deja un comentario





logo-footer-400
instituto-juan-de-mariana-400

Edificio Académico E-505
Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10
Guatemala, Guatemala 01010
Teléfono: (+502) 2338-7723/24
mtrends@ufm.edu

Este proyecto ha sido posible gracias a una donación de John Templeton Foundation | © 2015 - 2017 Universidad Francisco Marroquín | webmaster@ufm.edu | (cc) BY-NC-ND