El complejo panorama de la inversión en México

m

México atraviesa un escenario complejo, tanto en el entorno interno como el externo. El 2016 ha sido uno de los años más complicados para el peso mexicano y las cosas aún no se ven claras para el 2017, pues factores externos influenciados principalmente por el proceso electoral estadounidense y su desenlace, han comprometido el desempeño económico mexicano. Y en este panorama, la inversión es uno de los temas más importantes y decisivos.

El 2016 finalizó con Donald Trump ganando la presidencia estadounidense y atacando a las empresas que tenían planes de inversión en México, empezando con la industria automotriz. El plan económico del republicano incluye principalmente la repatriación de la manufactura que se han ido de Estados Unidos a lugares más económicos, y la renegociación de los principales tratados económicos internacionales de EUA, con tintes claramente proteccionistas. En estos dos puntos México está comprometido notoriamente, pues su principal socio comercial es el precisamente Estados Unidos.

Donald Trump ya consiguió que grandes proyectos de inversión destinados a México regresen a Estados Unidos, siendo los más mediáticos Ford y General Motors. Esto provocó una ola de miedo entre las empresas cuyo principal mercado es el estadounidense, pues Trump logró convencer a las grandes automotrices a través de la amenaza de un “border tax” para las importaciones desde México. Pero en el 2017 la situación pareciera regresar a la normalidad. El clúster automotriz de San Luis Potosí, lugar donde iba a estar ubicada la planta de Ford, cree que “ya pasó el trago amargo de Ford”. El clúster, de 240 empresas automotrices, dice tener en mente nuevos proyectos de inversión. Esto es una pequeña muestra de la compleja situación de inversión que atraviesa México.

Movimiento de flujos financieros

La cuenta financiera es un apartado de la balanza de pagos que se encuentra muy expuesto a volatilidad por la relación político-económica entre México y Estados Unidos. En el año 2016 captó 35,873 millones de dólares como se puede apreciar en la gráfica 1 y tuvo una leve recuperación con respecto a la caída del 2015. Aun así, la tendencia es a la baja.

Gráfica 1

cuenta-financiera

Fuente: Banco de México (Banxico)

Un 76.7% del saldo de cuenta financiera fue cubierto por la inversión extranjera directa, es decir, 27,526 millones de dólares entraron a México en forma de inversión productiva como lo muestra la gráfica 2. El monto de 2016 fue el más alto en los últimos 3 años.

Gráfica 2

inversion-extranjera-directa

Fuente: Banxico

En 2016, por cada dólar de inversionistas extranjeros que entró en el mercado mexicano salieron 2.78 dólares de mexicanos que fueron depositados en bancos extranjeros o se usaron para comprar valores en el extranjero. El envío neto de recursos a extranjero por parte de mexicanos fue de 22 mil 376 millones de dólares, mientras que los flujos de capital de inversionistas extranjeros que entraron a México fueron de 8 mil 41 millones de dólares en 2016. Esto representa la mayor salida de capitales del país desde 2013. Los inversionistas residentes en México han aumentado sus depóstios en el extranjero por miedo a la volatilidad del peso mexicano, un aumento que en el 2016 duplicó el monto del 2015 como se puede apreciar en la gráfica 3.

Gráfica 3

depositos-en-el-extranjero

Fuente: Banxico

Por su parte, los valores emitidos han tenido un interesante comportamiento como se puede ver en la gráfica 4. Los emitidos por el sector privado tienen una clara tendencia a la baja. El caso contrario ocurre con los valores emitidos por el sector público, pues su tendencia es alcista y la pendiente de crecimiento aumentó en 2016.

Gráfica 4

valores-emitidos-en-el-exterior

Fuente: Banxico

El alza en valores emitidos en el exterior del sector público se puede explicar por el elevado diferencial de rendimiento de los bonos de México, lo cual es un fuerte incentivo para los inversionistas porque en 2016 el alza anual de la tasa interbancaria del Banxico fue de 3.25%, cifra mayor al crecimiento del rendimiento de bonos gubernamentales estadounidenses. Los flujos extranjeros han preferido instrumentos a largo plazo, pero se han desprendido de los de corto plazo.

Un dato interesante es que en 2016 disminuyeron las nuevas inversiones de empresas con participación extranjera, pero la tendencia a partir de 2010 ha sido al alza como se aprecia en la gráfica 5. En 2015 tuvo un importante crecimiento de más del 53% con respecto a 2014.

Gráfica 5

nuevas-inversiones-de-empresas

Fuente: Banxico

Uno de los sectores que está atrayendo más inversión es el de hidrocarburos. La reforma energética promulgada por el gobierno del PRI impulsa alianzas entre PEMEX y empresas internacionales especializadas en la extracción de petróleo de aguas profundas. Además, la liberalización del mercado de gasolinas en 2017 atajo empresas expendedoras de esta, pues hasta el 2016 era PEMEX quien tenía el control monopólico de la extracción de petróleo y distribución de gasolina en México. Esta reforma es importante porque el gobierno mexicano reconoció su incapacidad de seguir subsidiando el precio del combustible en el mercado, por problemas en sus finanzas públicas y una posible reducción en la calificación crediticia por parte de las tres grandes agencias calificadoras.

Problemas en la confianza de los empresarios

Un panorama pesimista es el que muestran las encuestas realizadas por el INEGI sobre la confianza empresarial. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía realiza la encuesta mensual de opinión empresarial (EMOE), que permite un conocimiento amplio y oportuno del sector empresarial mexicano, pues representa la opinión de los directivos empresariales en cuanto a la situación económica mexicana en los sectores comercio, construcción y manufactura. Según muestra la gráfica 6, la confianza de los tres sectores ha venido en descenso desde finales del primer trimestre del 2016 y han caído en picada en el 2017. La volatilidad del peso mexicano, la incertidumbre con respecto a la negociación del TLCAN y las presiones inflacionistas del 2017 han sido las principales preocupaciones de los empresarios, pues la confianza de los consumidores ha caído de igual modo. 

Gráfica 6

indicador-de-confianza-empresarial

Fuente: INEGI


Elecciones 2018: un factor clave

Las elecciones para la presidencia de México serán en junio de 2018, y el desempeño de los candidatos será un factor importante a tener en cuenta para el panorama de inversión. Algunas encuestas ubican a la cabeza de la contienda electoral a Andrés Manuel López Obrador del partido “Movimiento Regeneración Nacional (MORENA)”, mejor conocido como AMLO. Andrés Manuel representa una amenaza para el desempeño económico del 2017 y 2018 porque su partido se ha mostrado completamente en contra de la reforma energética, de la incursión de inversiones privadas en actividades tradicionalmente gubernamentales como la extracción de petróleo, y sus políticas de gasto público pueden poner en alto riesgo la calificación crediticia de México. Ya anteriormente ocasionó que el peso se depreciara cuando estuvo cerca de ganar la presidencia en 2006 y 2012. Un candidato que ha dicho públicamente buscará revertir legalmente la reforma energética será un peligro para inversiones productivas extranjeras en un ambiente de por sí complicado en México.

El panorama de inversión en México es bastante complejo. La creciente salida de flujos hacia el extranjero refleja la preocupación de los inversionistas mexicanos, y el hecho que el principal atractivo sean los valores emitidos por el gobierno, aunque atrae flujos monetarios, no es muy alentador. Además, la confianza tanto de empresariado como de consumidores está en niveles preocupantemente bajos. Ahora, solo queda esperar a conocer el desenlace de la relación con Estados Unidos. Funcionarios de la Casa Blanca han afirmado que se puede alcanzar un acuerdo comercial que beneficie a Estados Unidos y a México, pero no se esperan conversaciones serias al respecto sino hasta finales del 2017. Además, el peso mexicano ha recuperado más de la mitad de las pérdidas que sufrió luego de que Donald Trump fuese sido electo presidente, aunque no logró recuperarse a los niveles de 2015. El período electoral será otro factor decisivo para la inversión en México, pues si llegase a quedar AMLO muchos inversionistas se retirarían de México sin importar lo bien parado que pueda salir de la negociación del TLCAN.

AVISO: el análisis contenido en este artículo es obra exclusiva de su autor, las aseveraciones realizadas no son necesariamente compartidas ni son la postura oficial de la Universidad Francisco Marroquín.

Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

RECIBIRÁS NUESTROS CORREOS SEMANALES

Jorge Eduardo García

Jorge Eduardo García

Jorge actualmente cursa el tercer año de la carrera licenciatura en Economía con especialización en finanzas en la Universidad Francisco Marroquín. Ha participado en seminarios internacionales de la Foundation for Economic Education.

Es research intern del Centro de Estudios Económico-Sociales (CEES) y también ha colaborado en experimentos con el Centro de Economía Experimental Vernon Smith de la UFM.


Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

Deja un comentario





logo-footer-400
instituto-juan-de-mariana-400

Edificio Académico E-505
Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10
Guatemala, Guatemala 01010
Teléfono: (+502) 2338-7723/24
mtrends@ufm.edu

Este proyecto ha sido posible gracias a una donación de John Templeton Foundation | © 2015 - 2017 Universidad Francisco Marroquín | webmaster@ufm.edu | (cc) BY-NC-ND