Casino El Dragón Rojo

display_stock_market_charts

 

En Occidente tenemos la noción de que las apuestas y la idea de fortuna son características fuertemente arraigadas en la cultura china.  Probablemente esto se deba a que apostar lleva implícito nociones de individualismo tales como la propiedad y el riesgo, individualismo propio de la condición  humana pero nunca experimentado en el país asiático con tanta vitalidad como es habitual en occidente.

La reciente caída de la bolsa ha hecho pensar a más de uno que en gran medida se deba a esta propensión a  los juegos de azar que identificamos con China. Y lo cierto es que en un mercado bursátil donde el 90% del mercado está compuesto por inversores individuales y margin financing, es comprensible que un factor cultural tenga un impacto bastante marcado en el desempeño de la bolsa especialmente cuando el crédito para invertir en la bolsa ha superado  los 340 millones de dólares.

Siempre es arriesgado tratar de predecir qué sucederá en la bolsa y más aún cuando las variables no concuerdan  con lo que podríamos considerar un modelo racional.  Lo que sí podemos vislumbrar son las probables intenciones del Partido Comunista cuyas acciones revelan lo que creemos es un intento de inyectar liquidez al sector empresarial a través de una bolsa sin mucha actividad. La reducción de la tasa de interés de referencia por parte del banco central chino en  0,25% que sucedió la semana pasada, la flexibilización de las restricciones para inversión de los fondos de pensión de los gobiernos locales1 que liberan más de 100 millardos de dólares para comprar acciones, y la decisión de las casas de bolsa de reducir las tarifas por transacciones nos indican que aún falta mucho más por venir.

 La última movida del partido comunista ha sido suspender la venta de nuevas acciones, misma medida que adoptó a principios de 2012 y  que duró más de 14 meses.  La última vez que suspendió la venta de nuevas acciones aprovecho a reformar los mecanismos y requisitos para lanzar nuevas ofertas públicas.  Esta nueva suspensión pone de manifiesto que el gobierno está preocupado de las posibles repercusiones que la alta volatilidad de la bolsa pueda tener en el resto de la economía.  Suspender el lanzamiento de nuevas acciones tiene como propósito evitar que los inversionistas vendan sus acciones para comprar nuevas y con esta medida tratar de estabilizar el mercado.  Además existe la propuesta de crear un fondo para estabilizar el mercado. Sería la primera vez que China utilizara este tipo de mecanismos pero aún falta la aprobación por parte de las más altas autoridades del partido.

Según datos de The Wall Street Journal en lo que va del 2015 ya ha habido 220 ofertas públicas iniciales de nuevas empresas (IPOs) en comparación con las 125 que hubo durante el 2014. Existen hoy más 60 millones de trading accounts nuevas en comparación con mayo del año anterior (un aumento del 26%), mientras los fondos promedio por cuenta se han duplicado de 89,240 a 178,620 yuanes2.  Parece que de momento lo único que supera la cantidad de nuevas acciones es el efectivo que está a disposición para comprarlas.

Bajo estas condiciones, con un 90% de inversores individuales que responden más a un instinto de manada que al retorno real de las acciones y una avalancha de efectivo disponible probamente usted se pregunte, ¿debería  invertir o no? Nuestra recomendación no es que ni que invierta ni que no lo haga, sino más bien le recomendamos preguntarse ¿me siento con suerte? ¿Estaría usted dispuesto a probar fortuna en el dragón rojo aun cuando el dueño del casino decide cuántos ases hay en la baraja?


1 Las inversiones en bolsa estaban prohibidas para los fondos de pensión de los gobiernos locales pero ahora esa restricción se flexibilizo  y permite que hasta un 30%  de los fondos pueda se colocado en bolsa.

2http://si.wsj.net/public/resources/images/AI-CQ708_CSTOCK_16U_20150701134207.jpg

 

Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

RECIBIRÁS NUESTROS CORREOS SEMANALES

Ricardo Rivera

Ricardo Rivera

Ricardo estudió derecho en la Universidad Francisco Marroquín. Es profesor auxiliar del Centro Henry Hazlitt (UFM) en cursos de introducción a la economía y filosofía de Hayek. Además, es profesor auxiliar de la Facultad de Ciencias Económicas (UFM), en cursos de creación de escenarios de futuro, ética, argumentación y debate.

También, es profesor auxiliar de la Escuela de posgrados de la Universidad de San Carlos (USAC) en maestría de propiedad intelectual y en el curso de análisis económico del derecho. Es socio y gerente general de ALISA, el cual es un estudio jurídico especializado en derecho corporativo


Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

Deja un comentario





logo-footer-400
instituto-juan-de-mariana-400

Edificio Académico E-505
Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10
Guatemala, Guatemala 01010
Teléfono: (+502) 2338-7723/24
mtrends@ufm.edu

Este proyecto ha sido posible gracias a una donación de John Templeton Foundation | © 2015 - 2017 Universidad Francisco Marroquín | webmaster@ufm.edu | (cc) BY-NC-ND