fbpx

Avaricia, la nueva excusa para la inflación

Actualmente, existe una teoría de la inflación que podríamos catalogar como “original”, basada en la avaricia de las empresas, una inflación de la avaricia o “Greedflation”, la favorita de cualquier político demócrata.

La inflación actualmente está descontrolada. Estados Unidos registró un incremento en el índice de precios al consumidor (IPC) de 9.1% en junio de 2022[1]. La inflación ha sido superior al 8% desde marzo de 2022.[2] Necesitamos una explicación que nos diga la razón por la que ha aparecido inflación, y la necesitamos rápido.

El objetivo de este artículo será analizar la hipótesis de inflación por avaricia, la compararemos con una explicación alternativa y, finalmente, concluiremos argumentando qué explicación tiene mejor poder explicativo.

Las empresas no han incrementado sus beneficios

La Greedflation afirma que las empresas y corporaciones han registrado márgenes de rentabilidad altos últimamente. El presidente, Joe Biden, acusó a Exxon Mobil Corp y otras compañias petroléras de beneficiarse de los altos precios de la gasolina para incrementar su rentabilidad “haciendo más dinero que Dios el año pasado (2021)”.[3] La explicación asume que la inflación presenta niveles anormalmente altos por culpa del alza de precios que ocasionan los empresarios aprovechando la confusión mundial por la pandemia y la guerra Ucrania-Rusia. La codicia que motiva a los empresarios a incrementar sus beneficios les empuja a incrementar los precios en momentos de debilidad económica aprovechándose de la población.[4]

En la gráfica 1 se puede observar cómo han crecido los beneficios de las empresas durante los últimos 10 años:

Si bien podemos entender de donde nace la teoría dado que se ve un incremento en los beneficios después de la recesión causada por la pandemia en 2020, esta gráfica realmente no dice nada. La gráfica 1 refleja cambios nominales en los beneficios, cambios empujados precisamente por la inflación de los últimos dos años (nótese que el efecto y la causa están confundidos en la explicación de la avaricia). Para tener una visión más clara de cómo se han movido los beneficios reales, necesitamos ajustar el beneficio nominal por la cantidad de bienes en la economía (usaremos el PIB como aproximación).

En la gráfica 2, muestra el comportamiento de los beneficios ajustados por el PIB:

 

Los beneficios de las empresas presentaron los mismos niveles en 2012, cuando la tasa de inflación era baja, cerca del 2%. La hipótesis de la avaricia se rompe en este caso, no puede explicar la razón por la que, en un ambiente de baja inflación, los beneficios corporativos se mantuvieron altos en el pasado.

La crítica de Joe Biden hacia Exxon carece por completo de fundamento, en la gráfica 3 se puede apreciar los beneficios de Exxon en los últimos 10 años:

Una vez más, la hipótesis de la avaricia no se cumple, en 2012, Exxon percibió beneficios mucho mayores que los del último año. La empresa que, supuestamente, más se benefició con la inflación, realmente ha sido más rentable en circunstancias de inflación estable.

Esto implica que la hipótesis de la avaricia no es una buena explicación de la inflación. Está claro que esta teoría no es más que una suma de delirios desesperados por echarle la culpa de la inflación a cualquiera que no sea el propio gobierno. Por desgracia para la narrativa de la izquierda, el gobierno sí está detrás de la inflación que estamos sufriendo actualmente.

Una mejor explicación

La inflación tiene una causa: una mayor cantidad de dinero persiguiendo la misma cantidad de bienes. Desde los inicios de la pandemia, el gobierno estadounidense ha hecho dos cosas: incrementar el gasto público a niveles insostenibles e incrementar la cantidad de dinero en manos del público.

En la gráfica 4, podemos observar cómo ha incrementado el nivel de déficit público en Estados Unidos.

Podemos observar un aumento significativo en 2020 en el déficit público de Estados Unidos. La siguiente pregunta sería: ¿cómo financió este gasto el gobierno federal? La gráfica 5 responde a esta pregunta.

En la gráfica 5 se puede apreciar la cantidad de dinero en circulación, medido por M3, un agregado monetario amplio que incluye la práctica totalidad de medios de pago en una economía. El incremento en el déficit público y en la cantidad de dinero ocurren en el mismo momento. Entre el primer y segundo trimestre de 2020, el déficit público aumentó 14% mientras que el cambio en M3 es de 15%. No obstante, no implica una relación causal entre ambas, indica que se movieron juntas.

La forma en la que el gobierno consiguió el dinero sí indica una posible causalidad entre la cantidad de dinero y el déficit público en EEUU. La Reserva Federal (Fed) se ha visto obligada desde 2020 a usar medidas de Quantitative Easing (QE) para financiar el déficit. Las medidas consisten en comprar instrumentos financieros al sector privado, generalmente bonos del tesoro (U.S. Treasuries).

La Gráfica 6 muestra la cantidad de deuda pública en el balance de la Fed, mientras que en la gráfica 7 se observa el valor de U.S. Treasury securities en posesión de la Fed.

 

 

La gráfica 6 demuestra que la mayor parte de la deuda pública fue absorbida por la Fed, el incremento en términos brutos es de 1 trillón de dólares entre marzo y junio 2020, la gráfica 7 por su parte, demuestra que, en los activos de la Fed, los bonos del tesoro de Estados Unidos incrementaron aproximadamente 0.85 trillones de dólares en el mismo período. La evidencia indica que la Fed usó el QE para proveer dinero al gobierno, financiando así el déficit fiscal y los gastos del gobierno federal.

¿Qué explicación es la correcta?

El dinero importa y, aunque no es la única explicación de la inflación, toda teoría está incompleta si no tomamos en cuenta la cantidad de dinero en circulación.

La inflación se encuentra en su nivel más alto en 40 años en Estados Unidos. El principal culpable de esta inflación son las políticas que ha tomado el gobierno americano. Hemos visto que, aun en esta situación, muchas personas y presidentes se esfuerzan por desviar la atención hacia las empresas usando teorías conspirativas. Joe Biden ha defendido que la Greedflation no solo es real, sino que debería ser razón suficiente para colocar un impuesto sobre “excess profits” (excesos de beneficios) a las empresas petroleras.[5]

Es momento de abandonar las teorías que justifican el incremento del tamaño del gobierno, debemos entender las verdaderas causas de la inflación. Algunos eventos generan inflación de forma inevitable, por ello es importante procurar no empeorarlas con medidas desesperadas e irresponsables.

Aviso legal: el análisis contenido en este artículo es obra exclusiva de su autor, las aseveraciones realizadas no son necesariamente compartidas ni son la postura oficial de la Universidad Francisco Marroquín.

--

[1] https://abcnews.go.com/Business/inflation-data-released-us-faces-recession-risk/story?id=86600412

[2] https://tradingeconomics.com/united-states/inflation-cpi

[3] https://www.bloomberg.com/news/articles/2022-06-10/-exxon-made-more-money-than-god-biden-scorns-rising-gas-prices

[4] https://www.advisorperspectives.com/articles/2022/07/04/is-greedflation-real-and-how-should-that-question-be-answered

[5] https://www.cnn.com/2022/06/14/energy/biden-ally-big-oil-surtax/index.html

Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

RECIBIRÁS NUESTROS CORREOS SEMANALES

Luis Pedro Mendizábal

Luis Pedro Mendizábal

Luis Pedro Mendizábal es economista graduado y profesor auxiliar de la Universidad Francisco Marroquín. Tiene un certificado de posgrado en la Universidad de Buckingham en Inglaterra. Ha realizado pasantías en el Institute for International Monetary Research y, actualmente, en el American Institute for Economic Research, además es Don Lavoie Fellow en el Mercatus Center.

Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

Deja un comentario





No pierdas nada de UFM Market Trends

Recibe nuestros artículos e informes más recientes por correo.

No, gracias. Por el momento prefiero no recibir nada. »

logo H UFM
instituto-juan-de-mariana-400

Edificio Académico E-505
Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10
Guatemala, Guatemala 01010
Teléfono: (+502) 2338-7723/24
mtrends@ufm.edu

Este proyecto ha sido posible gracias a una donación de John Templeton Foundation | © 2015 - 2017 Universidad Francisco Marroquín | webmaster@ufm.edu | (cc) BY-NC-ND