En defensa de una apertura unilateral de Guatemala

_101923340_volcanfuego6junio

Uno de los impedimentos al florecimiento económico de Guatemala se reveló de forma repugnante la semana pasada. Tras la erupción devastadora del volcán de Fuego, la aduana paró cuatro camiones con ayuda para los damnificados en la frontera con El Salvador. Según el relato oficial, la Conred y el Minex no activaron los protocolos necesarios. Pero el problema es mucho más fundamental: una de las causas del atraso económico en Guatemala es la terrible ineficiencia y corrupción en las fronteras. Lo que sufrió el bienintencionado padre salvadoreño Edwin Baños es algo que los empresarios tienen que sufrir todos los días. Como consecuencia, no solo paga el consumidor más de lo necesario, sino también impide el crecimiento económico en Guatemala. Ahora es — más que nunca — el momento de abrir las fronteras.

El obstáculo a que Guatemala florezca

Los obstáculos obvios son las tarifas de importación. Los obstáculos menos obvios son los impedimentos no explícitos a la entrada de bienes extranjeros, lo que los economistas llamamos non-tariff barriers, tanto los formales (por ejemplo, las cuotas de importación) como los informales (la corrupción y otras barreras invisibles).

Observen el impacto que tienen estos obstáculos en términos concretos:

Las consecuencias de la ineficiencia y corrupción en las fronteras guatemaltecasHoras necesarias para formalidades en la frontera guatemalteca (Fuente: Banco Mundial)

Ahora bien, estos datos del Banco Mundial ni siquiera reflejan el riesgo real de una importación o exportación. A fin de cuentas, estos datos son meros promedios. El «peor de los casos» en Guatemala es mucho peor que el «peor de los casos» en los Países Bajos, por ejemplo. Y cuando son bienes perecederos, los riesgos en Guatemala aumentan todavía más.

Además recuerde, querido lector, que casi cualquier tipo de equipo es importado y que cada industria, de alguna u otra forma, depende de producción o demanda extranjera. ¿Y luego nos quejamos que la economía guatemalteca no es competitiva? Con estos obstáculos al comercio es bastante difícil ser competitivo, lo cual frena la entrada de nueva inversión y nuevas empresas al país.

No hace falta esperar a los demás países: el argumento a favor de una apertura unilateral

El comercio recíproco es sobrevalorado. Hoy en día, es popular la idea que para que exista comercio entre dos países, ambos países tienen que negociar y firmar un tratado de libre comercio. Ambos países, en este tipo de tratados bilaterales, se ponen de acuerdo de agilizar el comercio y reducir o eliminar tarifas. Tratados como el NAFTA y CAFTA, son multilaterales porque involucran varios países que se ponen de acuerdo a la vez.

Sin embargo, el economista Patrick Minford, de la Universidad de Cardiff, propone una tercera alternativa: eliminar todas las restricciones a las importaciones de forma unilateral, sin esperar a los demás países. Los casos de Singapur, Nueva Zelanda y China demuestran que el libre comercio unilateral es sumamente ventajoso. No necesitamos el consentimiento de otros países para bajar las distorsiones en Guatemala y mejorar la economía local.

El ejemplo más claro es tal vez la protección del azúcar en los EE. UU. La producción doméstica de azúcar está protegida, tanto con cuotas de importación como con tarifas de importación. La consecuencia de este proteccionismo es, sin embargo, una destrucción completa de todas aquellas industrias que usan el azúcar como input (la confitería, por ejemplo). Grandes partes de estas industrias desaparecieron de los EE. UU. y empezaron a ubicarse en países como México.

Es decir, una apertura unilateral hubiera evitado este problema. Pero el otro problema, aún más importante, que también evitaríamos en Guatemala, es la corrupción en la frontera y la ineficiencia de la aduana. Es matar dos pájaros de un tiro.

Menos aduana, menos corrupción, más prosperidad

La corrupción en las fronteras es realmente asombrosa. La lista de “trucos” por parte de la aduana guatemalteca es interminable. La aduana:

  • Reclasifica bienes a su gusto para que caigan en tarifas más altas
  • No reconoce el país de origen verdadero de ciertos bienes para que caiga en tarifas más altas
  • Mantiene contenedores en “inspección” y cobra miles de dólares en cargos por demora
  • Declara falsamente la existencia de bacterias para contratar un tratamiento que suma a un soborno
  • Etcétera, etcétera.

¿Cuál es la solución ante esta corrupción? Exactamente: una apertura unilateral.

La lógica económica es innegable: una reducción en los costos aumentaría la rentabilidad en Guatemala, lo cual invita más inversión extranjera y más inversión en activo fijo. Este aumento en inversión, a su vez, aumentaría el nivel de sueldos de los guatemaltecos. Además, aumentaría el poder de compra del guatemalteco en sí: con precios más bajos, el sueldo vale más. Del mismo modo, la industria guatemalteca se vuelve más competitiva internacionalmente por una igual reducción en costos.

No cabe sorprender que el éxito económico de Inglaterra en el siglo diecinueve fue gracias a su apertura unilateral al comercio. Vale la pena repetir las palabras del famoso político británico Robert Peel:

“Confío en que el gobierno (…) no resumirá la política que a ellos y a nosotros parecía tan inconveniente, quiere decir, el regatear con países extranjeros sobre concesiones recíprocos, pero al contrario escogerá un camino independiente, el cual consideraríamos en nuestro mejor interés. (…) Dejemos, por tanto, que el comercio sea tan libre como nuestras instituciones. Declaremos el comercio libre, y nación tras nación seguirá nuestro ejemplo.”

Una apertura unilateral sería ventajoso tanto para los exportadores como para los importadores. Los únicos “afectados” serían los que no logran competir con empresas extranjeras más eficientes: sin embargo, esto es favorable tanto para el trabajador como para el consumidor chapín. Un aumento en la competencia doméstica tiene el potencial de mejorar las condiciones laborales y los sueldos monetarios.

Abrimos las fronteras, de aquí para siempre. Como mi querido profesor Jesús Huerta de Soto solía citar a Monstequieu: “el «dulce comercio» destruye los «prejuicios destructores», conduce a la paz y pule las costumbres bárbaras”.

Claro, fronteras abiertas no le convienen al statu quo. Deja poco margen para proteger los intereses especiales. Pero una apertura unilateral es a beneficio del hombre común, como demuestra el fracaso con la ayuda externa por la tragedía con el volcán de Fuego en las fronteras guatemaltecas. Dejemos que pase la ayuda del padre Baños, pero también que pase la mercancía de los diferentes empresarios, héroes anónimos.

Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

RECIBIRÁS NUESTROS CORREOS SEMANALES

Olav Dirkmaat

Olav Dirkmaat

Olav Dirkmaat es profesor de economía en la Escuela de Negocios de la Universidad Francisco Marroquín. Antes era vicepresidente en Nxchange y analista de metales preciosos en GoldRepublic. Es doctorando en Economía en la Universidad Rey Juan Carlos en Madrid. Tiene un máster en Economía de la Escuela Austriaca de la misma universidad, y un máster en Marketing de la Vrije Universiteit en Ámsterdam. También es traductor del libro La acción humana de Ludwig von Mises al neerlandés y maneja fondos de familiares y conocidos, buscando oportunidades de inversión en mercados en niveles extremos (sobre o infravalorados).


Obtén nuestro informe exclusivo sobre la metodología que usamos para predecir recesiones. ¡Es gratis!

3 Comentarios

  1. Diego el 12 junio, 2018 a las 12:35 am

    “No cabe sorprender que el éxito económico de Inglaterra en el siglo diecinueve fue gracias a su apertura unilateral al comercio.” El autor convenientemente ignora más de cuatro siglos de colonialismo británico y la Revolución Industrial. En su opinión, el éxito económico inglés se debe a que redujeron el tiempo que tardaban en atravesar los camiones de Calais a Dover. Un chiste.

  2. Olav Dirkmaat Olav Dirkmaat el 12 junio, 2018 a las 12:26 pm

    Hombre de paja. Primero, tu “revolución industrial” no fue una “revolución”, sino dos períodos de en total más que 110 años y más bien el resultado de mayor libertad económica. Segundo, la segunda etapa de la RI, por lejos la más exitosa en términos de reducción de pobreza, comenzó en el 1870 después de abrir las fronteras de forma unilateral, trás el fracaso completo de la hambruna irlandesa de la papa.

    Por tanto, el Inglaterra de aquel entonces es un buen ejemplo del éxito que conlleva una apertura unilateral.

    Ahora bien, los ingleses no sufrieron de una corrupción e ineficiencia terrible en las fronteras. Pero en el caso de Guatemala, donde tales malos si existen, el tiempo que tarda un contenedor si captura parte de las barreras al comercio fronterizo que no se capta con el nivel de tarifas.

  3. Alan Cosillo el 15 junio, 2018 a las 10:18 am

    Excelente análisis, el país debería hacer todos los indicadores para cambiar los procesos de exportación, además de buscar indicadores para toda su infraestructura para eliminar los cuellos de botella, y las malas prácticas que se generan en las oficinas asociadas a los procesos de exportación.

Deja un comentario





logo-footer-400
instituto-juan-de-mariana-400

Edificio Académico E-505
Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10
Guatemala, Guatemala 01010
Teléfono: (+502) 2338-7723/24
mtrends@ufm.edu

Este proyecto ha sido posible gracias a una donación de John Templeton Foundation | © 2015 - 2017 Universidad Francisco Marroquín | webmaster@ufm.edu | (cc) BY-NC-ND